Este fin de semana tuve la oportunidad de realizar un bellísimo y muy útil Workschop de Spinning Babies en Herzogenbuchsee, Suiza. Un Workshop donde doulas, matronas, educadoras prenatales y profesoras de yoga trabajamos en conjunto aprendiendo y ejercitándonos para poder acompañar a la mujer de parto de la mejor manera posible. Es muy cierto que un parto requiere paciencia, pero esa paciencia no debería ir a acompañada de pasividad o ignorancia, si podemos con sencillos movimientos ayudar al bebé a colocarse mejor. Al final, todas trabajamos por el bienstar madre-bebe y parte de su cuidado debería ser ofrecer las herramientas necesarias para que el parto se desarrolle de la mejor manera posible.

Si bien es cierto que nuestro cuerpo está preparado para parir al bebé que hemos gestado, la ingesta de líquidos, las condiciones actuales de vida sedentaria y de malas posturas hacen que nuestra pelvis y los ligamentos que la sostienen no estén del todo ejercitado para esta labor. Cuatro de los cinco motivos más comunes de cesárea (según un estudio en USA) se deben a una mala colocación del bebé al nacer: desproporción céfalo-pélvica, bebés mirando al cielo, bajas pulsaciones del bebé y lenta (o nula) progresión del parto.

De las preguntas más habituales durante el trabajo de parto es ¿de cuánto centímetros estás dilatada? esta pregunta nos aporta información de la dilatación del cuello del útero, pero no así de la ubicación del bebé. Me ha tocado acompañar partos en que la mujer estando dilatada del todo, pasan horas antes de parir o por el contrario, de 4 centímetros de dilatación y en menos de una hora recibir a su bebé ¿es verdad que la cantidad de centímetros nos aporta una información verídica del progreso del parto?. La pregunta que nos deberíamos de plantear en vez de esa es: ¿dónde está colocado el bebé?. Y la solución no debería ser agregar presión (rompiendo membranas, con oxitocina artificial u otras maniobras que presionan el abdomen) sino más bien ¿cómo ayudar a que el bebé se coloque bien para que encuentre la salida?. “The three sisters of balance” son tres posturas, sin efectos secudarios, que agrandan el espacio de la pelvis permitiendo que el bebé se coloque de manera óptima para la salida.

Si bien es cierto que como doulas no intervenimos durante el parto, esta intervención no es médica. Tiene los efectos de un masaje, alivia dolores, relaja tensiones y ayuda a recuperar la confianza. Se que alguna postura puede resultar excéntrica, pero si estamos hablando de una alternativa a la cesárea, sin efectos secundarios, debería ser una carta a considerarse. Yo les animo a buscar información al respecto, a acercarnos más a la fisiología y física del parto, a movernos y sentarnos correctamente durante el embarazo, beber líquido suficiente, alimentarnos correctamente para que nuestros ligamentos estén bien preparados, así como conocernos y conocer estas posibilidades, para llegado el momento de no avance, tener contracciones efectivas sin recurrir a medicamentos.

Ximena Silva
Doula en Suiza