Sobre las doulas

Imaginemos que tienes que atravesar el bosque de noche; recuerdas algunas clases donde se describí­a parcialmente el bosque, has escuchado algunas historias sobre ese bosque, pero.. ¿no te sentirí­as más tranquila al estar acompañada por una persona que conoce el bosque muy bien? esta persona no te va a decir que camino tienes que tomar, ni te cuestiona el porqué de cruzar el bosque con botas o zapatillas, simplemente está a tu lado. Esta tipo de compañí­a es la que ofrece una doula durante el embarazo, parto y postparto.

Una Doula es una mujer con una experiencia personal en partos, que ha recibido una formación especí­fica para acompañar a otras mujeres durante su embarazo, parto y puerperio. Una Doula no es personal médico, por lo que no prescribe medicamentos, ni toma decisiones durante el proceso. El acompañamiento de una Doula genera un ambiente de confianza y seguridad durante el parto, que se traducirá en bienestar para la madre. La Doula ofrece información actualizada y muestra los posibles caminos a seguir, dejando a la pareja optar por lo que más se adapte a ellos como familia. Además, tenemos formación especí­fica para sobrellevar el dolor durante el parto, los cuidados del postparto y lactancia, para así­ ofrecer toda la compañí­a que necesita la reciente madre.

Según Klaus y Kennel (1993) tener una Doula aporta grandes beneficios a la madre y su pareja

  • 50% menos de cesáreas 50%
  • 25% menor duración del parto 25%
  • 60% menos peticiones de epidural 60%
  • 40% menos uso de oxitocina sintética 40%
  • 30% menos uso de analgésicos 30%
  • 40% menos uso de fórceps 40%