En las noticias se puede leer que tres millones de niñas anualmente son mutiladas en sus genitales «en nombre de la tradición». ¡Una noticia espantosa! que situaciones así sigan pasando es intolerable (más información en este vínculo). Miramos esa realidad que a la mayoría nos queda lejos con horror y con un dejo de suerte; aquí en Europa las cosas son diferentes.

Diferentes.. ¿de verdad?

Si estás embarazada en España y vas a parir en un hospital público, tienes una probabilidad de cada cinco de tener una cesárea.. ¡más que una ruleta rusa! y el doble de lo que recomienda la OMS (entre 10 y 15%). Pero si has sido tan valiente como para ir al hospital privado, tu suerte se reduce a la mitad, puesto que más de el 40% tendrá una cesárea. Vale, nos podemos creer que la cesárea es una operación que salva vidas y a la que estamos agradecidos, pero en estas cantidades… ¿de verdad hace 100 años o más, 4 de cada 10 mujeres o bebés habrían muerto por no existir la cesárea?

Ok, estos número dan escalofríos, pero suponemos que el 60% restante puede parir sin complicaciones ¿no? y aquí nos encontramos que de el total de las mujeres que van a parir el 40% acaba con una episiotomía, ese «cortecito de nada» que deja a mujeres con incontinencia, con relaciones sexuales dolorosas, una cicatriz de por vida en el perineo y con recuperaciones del parto mucho más difíciles y largas. Considerando que en privadas no hay datos (el 40% es en sanidad pública) es por decir lo menos, de terror.

Pero aquí no acaba, sólo el 20% de las mujeres están activas durante su parto (recomendación de más del 70%) y así seguimos con Kristeller, maniobras de Hamilton, separaciones injustificadas y un largo etc (en la web de El parto es nuestro hay mucha información al respecto). Los números que pongo son las cifras oficiales. Honestamente, creo que se han quedado muy cortos y si ya nos ponemos a analizar los índices de violencia obstétrica, tratos no adecuados y de malos recuerdos de nuestros partos, nos queda la sensación de que el cambio, urge.

¿De verdad es una suerte ser europea?

Ximena Silva

Leer más: Una mutilación llamada episiotomía