DEFINICION
Es el período en el que se producen, transformaciones progresivas de orden anatómico y funcional, que hacen regresar paulatinamente, todas las modificaciones gravídicas, esto se logra mediante un proceso involutivo, que tiene como fin restituir estas modificaciones a su estado pregravido. Debemos destacar que solo la glándula mamaria experimenta un gran desarrollo.
Este período se extiende convencionalmente desde la finalización del período de post alumbramiento (T. de parto) hasta 45-60 días del pos parto.

“El puerperio es una etapa sensible de las madres”
Si bien el embarazo toma su tiempo, el parto ocurre en unas pocas horas o como mucho días, pero nada tiene que ver con el tiempo dedicado a sentir crecer de a poco la barriga. Es cierto que es necesario un tiempo para recuperarse, pero lo más importante es como entorno, dar el espacio para escuchar a las recién estrenadas madres. Ellas saben, intuyen qué es lo mejor para sus bebés y para ellas. Prueban, se equivocan, lo vuelen a intentar y dan finalmente con una rutina que a la semana la vuelven a cambiar. Pero así es, prueba y error; porque no hay verdades absolutas, como lo haya hecho tu vecina no es necesariamente lo mejor para ti, ni siquiera como lo haya hecho tu mamá: las abuelas y las suegras, incluso los médicos (a los que muchas veces les dejamos opinar en temas que no son de medicina, con lo cual nos están hablando desde su opinión personal, no profesional) que con tanto cariño nos aconsejan, a veces les cuesta ver que los tiempos han cambiado, la información y el poder para tomar decisiones es enorme hoy en día. Por último, nos podemos equivocar, pero es nuestro error, no necesitamos que nos salven. De hecho, no necesitamos que nos entiendan, sólo que nos apoyen.

El puerperio es también una gran oportunidad de concernos, de vernos sin adornos, auténticas, mamíferas poderosas. Dennos espacio para vernos florecer y os sorprenderemos.

El ideal sería que descansáramos.. pero ¿y si nos sentimos llenas de energía con ganas de reacomodar nuestra casa o de cocinar e invitar gente para hablar de nuestro parto?. Nos dicen que salgamos a diario, pero ¿si vivimos en una ciudad y estamos en pleno invierno y queremos anidar con nuestra cría?. Por eso es fundamental escuchar, estar atenta a los signos de la nueva mamá.. como si fuéramos los sirvientes de la reina más importante del mundo.

“Las hormonas están revueltas”
Nuestras emociones están a flor de piel.. pero es así ahora y siempre, lo que sucede es que estamos más receptivas a escucharnos. Necesitamos tiempo para encontranos en este nuevo camino. Nuestra vida ha cambiado para siempre, quizás estamos viviendo algún duelo; el parto que soñamos acabó en cesárea o demasiado rápido o muy largo y estamos agotadas.. tantas variables.

A quienes acompañan estos cambios les invito a dejar que nos sumerjamos en ellos, a vivir y llorar nuestro duelo y es que muchas veces no necesitamos soluciones, con que se sienten a nuestro lado y nos acompañen mientras lloramos, hacen mucho. No queremos ser niñas buenas, ni tener bebés perfectos de revistas, ni entrar en los jeans de antes del embarazo, necesitamos que nos contengan, que nos den nuestro tiempo, para que nosotras podamos contener los cambios que estamos viviendo y nutrir a esta nueva vida. Nosotras también estamos recién nacidas, no es el momento de exigirnos (aqui hablo sobretodo por nosotras mismas, que somos las primeras en exigirnos esa ansiada recuperación).

“El puerperio = cuarentena”
¿Cuarenta dias? ¿quién dijo que el puerperio dura cuarenta dias? quizás ¿nueve meses? ¿dos años? ¿toda la vida?. Tampoco lo sabemos: como todos los procesos naturales que existen mucho antes que los relojes y los calendarios: dura, lo que tenga que durar. Dependerá mucho de cada circunstancia, de cada diada, de la vida que estemos viviendo, si es el primero o el segundo o más y sobretodo, de cómo nos entreguemos a la vivencia. Así es que olvidemos los tiempos y vivamos esta etapa con todo lo que nos tiene que mostrar. Un día miraremos atrás y nos sorprenderemos de lo rápido que ha pasado todo.

Si me atreviera a dar un consejo, sería a quienes acompañan a las mamás: ocupense de TODO lo que no sea el bebé; la casa, la comida, lavar, planchar, comprar etc.. y dejemos que las mamás se ocupen de acariciar y conocer su nueva vida. Esa es la gran ayuda en este tiempo.

Por último, muchas doulas trabajamos también, acompañando el puerperio. Puedes informarte aqui.
Ximena Silva
Doula en Suiza